Felices 139 años, SMN!

Muy contento adhiero a un nuevo aniversario de la creación del SMN, casa en la que  compartí y disfruté 20 de sus 139 años de vida, con la publicación de ésta reseña elaborada por el Departamento Prensa del SMN.

 

EL SERVICIO METEOROLÓGICO NACIONAL CUMPLE CIENTO TREINTA Y NUEVE AÑOS DE ACTIVIDAD ININTERRUMPIDA.

A instancias del Presidente Domingo F. Sarmiento, se crea la Oficina Meteorológica Argentina, predecesora del Servicio Meteorológico Nacional

El 24 de octubre de 1871, siendo Presidente de la Nación D. Domingo Faustino Sarmiento, se inauguró en la ciudad de Córdoba, el primer Observatorio Astronómico de la Argentina y de América del Sur.

Su primer Director fue el astrónomo estadounidense, Dr. Benjamín Apthorp Gould quien en 1870 se había radicado en la Argentina por pedido expreso del propio Sarmiento.

El Dr. Gould realizó intensas gestiones tendientes a que en el país se estableciera un sistema de realización de observaciones meteorológicas. Esas gestiones fructificaron el 4 de octubre de 1872, fecha en la que también bajo la Presidencia de Sarmiento, el Honorable Congreso de la Nación sancionó la Ley N° 559, por la cual se creaba la Oficina Meteorológica Argentina, predecesora del que es hoy el Servicio Meteorológico Nacional. (SMN).

Benjamín A. Gould, primer Director del actual SMN

En la actualidad, el SMN desarrolla una vasta gama de actividades que van desde el mantenimiento de una amplia red de estaciones sinópticas, climatológicas y pluviométricas de superficie, de radares meteorológicos y de radiosondeos en altitud, hasta la detección y predicción de fenómenos meteorológicos y la investigación sobre problemas de alcance mundial, tales como el cambio climático, el calentamiento global, el agotamiento de la capa de ozono atmosférico y la contaminación de la atmósfera.

En materia de actividades meteorológicas de alcance internacional, cabe destacar que el 23 de marzo de 1950, entró en vigor el Convenio por el cual se creaba la Organización Meteorológica Mundial (OMM) con el carácter de Organismo Especializado del Sistema de las Naciones Unidas. Actualmente, este Organismo Intergubernamental está integrado por 189 Estados Miembros y Territorios. Desde esa fecha, la Argentina a través del SMN es también Estado Miembro de esa Organización y el actual Director del Organismo, Dr. Héctor Horacio Ciappesoni es el Representante Permanente de nuestro país ante ese Organismo y miembro electo del su Consejo Ejecutivo.

A través de estos 139 años de vida institucional, la evolución y el desarrollo del SMN, ha tenido como base de sustentación la capacidad, responsabilidad y dedicación de su personal científico y técnico especializado, de los distintos niveles de la disciplina meteorologica. Existen motivos suficientes como para prever que en este siglo, el SMN deberá afrontar nuevos y serios desafíos. Los adelantos experimentados por la ciencia y la tecnología, conjuntamente con una gran diversidad de factores externos e internos de carácter político, económico y social, habrán de gravitar muy sensiblemente sobre el desarrollo de sus actividades específicas. Ante tales contingencias, y con adecuados recursos materiales, financieros y humanos, este Organismo podrá convertir esos desafíos en oportunidades de perfeccionamiento, crecimiento y de diversificación, conducentes a la concreción de un mayor grado de eficiencia en las tareas científicas, técnicas y de prestación de servicios, que constituyen su razón de ser. Podrá también fortalecer, estrechar y ampliar sus relaciones con los distintos usuarios de la información meteorológica primaria y elaborada, al par que acrecentar el valor económico y social de los servicios que se brindan a la comunidad.

En concordancia con estos conceptos, se estima oportuno destacar que la evolución que en estos últimos tiempos han experimentado las cuestiones ambientales relacionadas con la atmósfera global, la calidad del aire, la disponibilidad de agua segura, y la explotación de recursos naturales renovables y no renovables, han puesto claramente de manifiesto la imperiosa necesidad de realizar más y mejores mediciones e investigaciones, tendientes a lograr una mejor comprensión de la naturaleza, administración y evolución de esos recursos, y a asegurar su normal disponibilidad. Para poder preservarlos y utilizarlos racionalmente en beneficio de la Sociedad, se hace necesario acrecentar en gran medida los conocimientos sobre el ambiente atmosférico, y aplicarlos con rigurosa precisión y sensatez a las políticas de desarrollo aplicadas por el Estado.

Tanto la misión de competencia del SMN como las tareas que en él se desarrollan, ponen en evidencia la estrecha relación sinérgica que existe entre la ciencia, la tecnología y la sociedad en su conjunto. La conjunción de las dos primeras, brinda grandes beneficios a la Sociedad, pero ésta a su vez debe nutrir a ambas, para que puedan continuar creciendo y aportando nuevas y valiosas herramientas, de gran utilidad para el desarrollo técnico, científico y de aplicación, de esta importante rama de las ciencias geofísicas.

En el orden nacional, para la obtención y el procesamiento de datos así como para la elaboración y difusión de los “productos” meteorológicos, se cuenta con los medios que ofrece la tecnología moderna; entre ellos debemos destacar los sistemas de telecomunicaciones meteorológicas de alcance nacional, regional y mundial, los satélites meteorológicos geoestacionarios y de órbita cuasipolar, los sistemas de boyas meteorológicas oceánicas fijas y derivantes, los medios de computación de alta capacidad, y los modelos físico-matemáticos, entre otros medios de no menor importancia.

El muy importante y creciente número de usuarios de la información meteorológica, primaria y elaborada, seguirá disponiendo de estos servicios sujetos a una permanente actualización, entre los que se incluye una amplia gama de cartas meteorológicas, imágenes satelitales, datos climáticos, de radiación y de ozono atmosférico, además de distintos tipos de pronósticos y avisos especialmente adaptados a las necesidades emergentes de actividades humanas, sobre las cuales el factor meteorológico ejerce una influencia decisiva.

La correcta y oportuna utilización de esos servicios meteorológicos, climatológicos e hidrometeorológicos, se traduce en importantes beneficios de carácter económico-financiero y social. No obstante, las autoridades del SMN son conscientes de que es todavía mucho lo que se puede avanzar en esos campos de aplicación, para lograr que esos productos sean considerados, valorados y empleados por el público usuario, en su justa dimensión.

En tal sentido, y sobre la base de la sostenida y eficiente labor que desarrolla un conjunto de especialistas de un muy buen nivel técnico y científico dedicado a las tareas de procesamiento de datos, elaboración de pronósticos y avisos, e investigación, resulta hoy factible encarar con mesurado optimismo, un plan realista de acrecentamiento de capacidad del SMN para dar adecuada, pronta y oportuna respuesta, a los requerimientos crecientes y perentorios planteados por un muy amplio espectro de usuarios de la información meteorológica primaria y elaborada, así como por las distintas instituciones relacionadas con el desarrollo socioeconómico, la preservación y explotación de los recursos naturales y la seguridad de la Nación.

A lo largo de sus 139 años de vida y a pesar de las lamentables intervenciones que sufrió, siguió construyendo gracias al esfuerzo de su gente, logros científicos-técnicos que contribuyen a fortalecer el crecimiento de la Nación.

También te puede interesar...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.