China hace llover artificialmente para paliar la sequía

Para disminuir los altos niveles de contaminación en Beijing, durante los Juegos Olímipicos el gobierno chino apeló a herramientas de modificación artificial del tiempo para hacer llover y así "limpiar" el aire.

La cantidad de precipitaciones recibidas por China en el año 2011 fue la menor en los 62 años de historia de la República Popular, informó la Administración Meteorológica de China (CMA por sus siglas en Inglés). Las precipitaciones del país ascendieron a 555 milímetros, un 9 por ciento por debajo de la media (610,5 milímetros).

En áreas como el este del país y el noroeste (Xinjiang y Mongolia Interior, con amplias zonas desérticas) se llegaron a registrar sólo la mitad de las precipitaciones de años normales.

Septiembre fue uno de los meses más dramáticos de sequías, que en ese mes afectaron a unos 12,6 millones de personas, especialmente en el suroeste del país.

El informe también alertó de que la temperatura media del país asiático (mayor emisor mundial de dióxido de carbono, causante del efecto invernadero) fue de 9,5 grados centígrados, medio grado por encima de la media, y marcó el decimoquinto año consecutivo en que es superior a la registrada en los 12 meses anteriores.

Por el déficit en las precipitaciones, el gobierno chino pondrá en marcha cuatro programas regionales para aumentarlas de manera artificial, con el objetivo de mejorar los rindes de las cosechas en zonas del norte del país, zonas que sufren sequías en forma recurrente. Estos están incluídos en el plan quinquenal 2011 – 2015 para el desarrollo meteorológico, informó el China Daily.

Las autoridades de la CMA indicaron que anualmente surcan los cielos chinos, nubes que contienen 3 trillones de metros cúbicos de agua, de los que sólo precipitan en un 20%. Con estos programas prevén aumentar las precipitaciones en un 10 por ciento en las provincias del noreste del país, las más afectadas por la sequía.

El organismo estima que, gracias a las técnicas para provocar precipitaciones, China aumentará anualmente en 50 mil millones de metros cúbicos (mmc) las precipitaciones de agua y nieve, pero esta cifra podría alcanzar hasta los 280 mil mmc.

“Los programas coordinarán en las provincias los recursos disponibles, como los cohetes para disparar a la atmósfera y los aviones, con el objetivo de aumentar la lluvia y la nieve potencial”, dijo Zheng Jiangping, oficial de la Administración Meteorológica de China, citado por el diario China Daily.

Siembra de nubes con cohetes que liberan yoduro de plata sobre zonas establecidas para hacer crecer el tamaño de la gota de "nube" hasta que sea del tamaño de una gota de "lluvia" y caiga por gravedad.

Esta técnica de lanzar, por medio de cohetes, yoduro de plata a la atmósfera, con el objetivo de provocar lluvia y nieve artificial, es utilizada de forma recurrente por China para limpiar la atmósfera de contaminación o mitigar sequías como la que azotó en 2010 a zonas del país, la peor en 100 años.

Ya se utilizó durante los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, cuando la contaminación del aire amenazaba con obligar a suspender algunas competiciones deportivas.

En esta ocasión, Pekín quiere extender las precipitaciones a cuatro regiones, después de que las pruebas en la provincia de Jilin (norte) –donde ya se provocan lluvias- dieran los resultados esperados, según la fuente.

Todo ello con el objetivo de garantizar las cosechas y el suministro de grano para la alimentación humana y animal, después de que China viviera en 2010 una de las peores sequías de los últimos años.

China cuenta con casi 8.000 cañones y más de 5.000 lanzacohetes en su arsenal para provocar lluvia artificial, y efectuó 4.231 vuelos con este objetivo entre 1995 y 2003, según explicó el experto Wang Bangzhong, uno de los Principales responsables de la CMA. El país asiático es la nación que manipula con más frecuencia el clima en el planeta, según reconoce el propio gobierno chino: todas las divisiones administrativas del país han visto cómo se manipulaba el tiempo para extinguir incendios forestales o aumentar el nivel de agua de los embalses en tiempos de sequía, entre otros usos.

Cabe destacar por mi parte, que según indica la Organización Meteorológica Mundial, no hay resultados definitivos que permitan determinar la efectividad de los diferentes métodos, aunque  favorece las prácticas científicas racionales en la investigación de la modificación artificial del tiempo.

Desde aviones en vuelo se queman bengalas que liberan yoduro de plata que hacen "crecer" las gotas de nube, o "generan" mucho granizo pero mucho más pequeños que si estos se forman naturalmente.

En nuestro país, se destacan en la modificación artificial del tiempo la Dirección de Agricultura y Contingencias Climáticas (DACC), organismo público dependiente del Ministerio de Producción, Tecnología e Innovación, del Gobierno de Mendoza (protección de frutales y vides) y una empresa privada, LATSER, en la provincia de Jujuy (para la protección del tabaco). Ambas se dedican a la mitigación de los daños por granizo (lucha antigranizo) y cuentan con radares meteorológicos, estaciones meteorológicas y equipamiento de avanzada. La DACC usa el método “americano” de siembra de nubes (siembra de nubes por aviones y por generadores en superficie), mientras que LATSER utiliza en método “ruso” (siembra de nubes atacando el núcleo de la misma por medio de cohetes).

 Mauricio Norman SALDIVAR, 4 de enero de 2012.-

Fuentes:  EFE, Xinhua, China Daily

También te puede interesar...

1 Response

  1. Walter Medina dice:

    En el Valle de Traslasierra, he oido que culpan a los agricultores del norte de Córdoba y de los llanos riojanos por las sequias; argumentan que cuando está por llegar una tormenta a su zona, siempre aparece una misteriosa avioneta que la ataca, y la tormenta desaparece.
    Existe realmente la posibilidad de “deshacer” artificalmente una tormenta con productos quimicos ? O es solamente un mito rural ?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.