Blanco de frío

En éstos días de frío intenso, muchas personas reaccionan de diferentes formas: mucho abrigo, poco abrigo; unos lo enfrentan con una postura corporal diferente, en muchos la gestualidad de sus rostros lo dicen todo y en muchos más no se puede adivinar nada… porque la bufanda, gorro, orejeras y demás complementos para protegerse del frío no permiten que se les vea más que los ojos.

Aunque podría suponerse que sólo con abrigarse y ponerse a resguardo, el hombre se encuentra absolutamente preparado para resistir el embate de una ola de aire frío polar como la que nos afecta estos días. Pero en su evolución, nuestro organismo ha desarrollado diferentes mecanismos que nos permiten enfrentar mejor la rigurosidad del tiempo y del clima.

Autorregulación

El hombre, como todos los animales de sangre caliente, tiene la posibilidad de mantener estable su temperatura corporal – independientemente de las condiciones ambientales- utilizando la energía almacenada en su cuerpo. Por eso, a ésta categoría de seres vivos se las llama “homeotermos”.

La sangre humana funciona entonces como un sistema de calefacción por agua caliente. El calor transportado por ella se distribuye en todo el cuerpo, manteniéndolo a una temperatura constante de 37ºC. Ante un ambiente con bajas temperaturas, nuestro cuerpo reduce el flujo sanguíneo a nivel periférico mediante un proceso denominado “vasoconstricción” por el cual se disminuye el diámetro de los vasos sanguíneos .  De ese modo, aunque las manos y pies (también nariz y orejas!) pueden estar heladas, una persona puede continuar viva ya que sus organismos vitales (cerebro, corazón, visceras) continúan a 37ºC.

El frío produce diferentes reacciones en nosotros

Frío = ganas de hacer pis?

Como decíamos antes, al enfrentar un ambiente mucho más frío (como sucede en invierno) se produce la vasoconstricción: se estrechan los vasos sanguíneos (la sangre se concentra en el “interior” del cuerpo), disminuye  la actividad de las glándulas sudoríparas (no transpiramos con el frío, ya que así perderíamos calor corporal), y la  sangre se vuelve más densa (así se reduce la pérdida de calor de la sangre por conducción).

Con estas “medidas involuntarias” para mantener nuestro cuerpo a 37º, el hipotálamo entiende que el volumen de sangre ha aumentado y le indica a los riñones que deben eliminar el exceso de líquido… en consecuencia tenemos ganas de orinar.

Piel Blanca

En temperaturas confortables, la sangre fluye normalmente a través de nuestro cuerpo.

Bueno, la piel blanca es algo así... pero en éste caso es por otra cosa!

Eso lo podemos apreciar en la coloración normal de nuestras mejillas.

La piel es el organo más grande del cuerpo humano. Y la parte más expuesta al ambiente. En  consecuencia es la que más calor puede perder en un ambiente frío.  Por ello, ante la presencia de bajas temperaturas se reduce el flujo sangiuíneo a nivel de piel por la “vasoconstricción”, circulando menos sangre cerca de la superficie. Así tiene menos posibilidades de enfriarse.

Por eso, nuestra piel se pone “blanca” del frío…

Sabañones

Otra de las maneras que tiene nuestro cuerpo de evidenciar que sufre el frío, la tenemos con una inflamación de tonalidades rojizas al violáceo, con frecuencia observados en los dedos de las manos o pies,  las orejas e inclusive la punta de la nariz o mejillas.

Ésto se produce por la vasoconstricción antes mencionada como un sistema de conservación natural del calor corporal… pero que tiene como contrapartida una disminución del oxígeno que llega a los tejidos. Adultos mayores, niños y jóvenes son la población de mayor riesgo.

El eritema pernio o perniosis, su denominación científica, por lo general tienen una evolución benigna. Si bien son dolorosos, se resumen sólos en dos o tres semanas… Aunque si se repiten con frecuencia y no son tratados o cuidados, deben ser tratados por un médico .

El uso de guantes y orejeras ayuda a prevenirlos, aunque recuerdo que mi abuela solía tener algunos en las manos por lavar con agua fría en los rígidos inviernos de las chacras mendocinas… y se los curaba frotándose la pulpa de un limón en las zonas afectadas!

Nene… cubrite la cabeza!

Una zona muy irrigada de nuestro cuerpo, pero también muy desprotegida (especialmente en aquellos caballeros con poco cabello o “pelados”) es la cabeza, que en tiempos de bajas temperaturas funciona como un radiador, perdiendo la temperatura corporal. Por eso, para evitar que algunas “lustrosas” capochetas se enfríen mucho, se recomienda cubrirlas con un gorro o sombrero, que además les dan un toque canchero, lamentable o elegante, dependiendo del caso.

Mauricio Norman SALDIVAR

19 Jul 2010 / Actualizado 10 Jul 2011

También te puede interesar...

9 Responses

  1. Increíble, pero es verdad!! El cuerpo es capaz de regular temperaturas muy bajas. Va cerrando circuitos sanguíneos innecesarios por ejemplo en las extremidades como las puntas de los dedos la nariz, las orejas. Y muchos otros circuitos accesorios como existen en la cara (aquellos que nos dan el tono colorado al sonrojarnos).
    Lo único que te faltó decir es que el temblar y tiritar, permite mantener el movimiento del cuerpo para seguir generando calor. Otra cosa curiosa, es que en general la gente no se enferma por andar descalzos o enfriarse los pies, se enferma por el frío que entra por la cabeza… así que bufanda y gorro!! jajaja

    Mauricio, tu blog me encanta! Chicos que buen trabajo!

    • Gracias Carolina!
      Tiritar, acurrucarse y demás lo dejé para otro post. También me falta lo de las orejeras y los sabañones, el se puso “azul del frío” y demás. Y te agradezco el detalle del comentario del “frío por la cabeza”… Doy fe!
      Cordiales saludos!

  2. ignacio dice:

    Que razón tiene Calorina.
    En un documental, hace un par de años más o menos, decían que en Reino Unido había muchos infartos provocados por el frío. Al no llevar gorro y estar expuesto a tan bajas temperaturas debían de formarse coágulos de sangre en la cabeza. Desde que vi el documental… cuando hace frío, siempre el gorrito en la cabeza, XD.

  3. Gui dice:

    Totalmente de acuerdo con lo del pichin! Sobre todo los primeros dias de frio es cuando mas me movilizo, luego me estabilizo en los paseos usuales
    Podria alguien explicar a la gente de mantenimiento de mi oficina que no es necesario asarnos con el aire acondicionado para mantener la temperatura? Que es necesario abrir las ventanas para que entre oxigeno? Y a mis compañeritas que insisten en mostrar sus pancitas que es mas sano que se coman un platito de lentejas en lugar de pedir mas y mas calor?

  4. Karina Ponce dice:

    HOLA, MAURICIO, QUE BUENO ESTE BLOG, QUERIA SABER SI YA SE TERMINA EL FRIO Y NO VAMOS A TENER MAS OLA POLAR. CHAUCITO

  5. Gracielapiris dice:

    HOLA AMIGO,, SUFRO AL SABER , QUE NO TODOS ESTÁN BAJO TECHO, Y ABRIGADOS MUY BUENA SUS NOTAS, LO INVITO ,A FILIAL RENACER ONCOLOGICA, Y GRUPO “PARA Y POR LOS NIÑOS”, NECESITAMOS DE TODOS, PARA TODOS,

  1. 7 febrero, 2018

    […] Blanco de frío – MiMeteo […]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.