Diario NORTE – La falta de lluvias complica los rindes en el sudoeste

 

 

 

 

 

 

 

La falta de lluvias complica los rindes en el sudoeste

Jueves, 08 de Marzo de 2012 – Publicado en la Edición Impresa del Diario NORTE

CHARATA (Agencia)-Las precipitaciones escasas que se registraron en los primeros meses del año no alcanzan para mejorar la situación de los cultivos en el sudoeste chaqueño, por lo que preocupa el rinde en la soja y en algunos sectores se han registrado pérdidas importantes.

La superficie de algodón para esta campaña ha disminuido en relación con las anteriores
En la reunión realizada en la delegación del Ministerio de la Producción en Charata, junto a autoridades provinciales y delegados de toda la provincia, se han tratado diversos temas, pero se ha hecho hincapié en continuar con la lucha contra el picudo, incentivando la rotación de cultivo y analizando la situación de la provincia en algunos sectores que están con problemas serios con la falta de lluvias.
“La realidad es que se está dificultando cada día un poco más. Lamentablemente en enero tuvimos una sola precipitación, en febrero si bien en algún sector de este departamento (Chacabuco) ha habido algunas lluvias, en otros no”, señaló el delegado del Ministerio de la Producción en ingeniero Luis Silva.
En cuanto a los cultivos, Silva expresó que “hay una sumatoria de combinaciones. Hay situaciones en que la siembra se ha realizado con poca humedad, o sobre otro cultivo donde una segunda siembra porque la humedad estaba al límite y fueron los más impactados”.
Hoy uno ve situaciones que se van complicando día a día, pero al mismo tiempo marcan distintas diferencias en lo que son los manejos por realizar dentro de cada predio, como también las parcelas donde se logró controlar las malezas y donde no. Hay un fuerte impacto de lo que es rama negra; al poder matar esta maleza, sumando la falta de precipitaciones marca la complicación que hoy estamos observando.

La soja

Respecto de la soja, Silva aseguró que “hay lotes que el productor nos ha dicho que se perdieron. En casos puntuales que se cosecharon el 14 de diciembre de cártamo y el 25, después de una lluvia se ha sembrado con 30 mm de precipitación. Los productores se han acercado a manifestar que esa siembra que ha emergido se les ha secado. Otros han sembrado en distintas alternativas; quizás sobre girasol se marca más donde han sembrado algunas gramíneas, en este caso soja, y hoy los están perdiendo por manchones”.
A lo que agregó: “En la recorrida al departamento hay una alternativa muy variable de situaciones donde se observa merma de rinde en forma generalizada. Lamentablemente estamos pasando por esta situación climática, así que veremos que nos trae marzo como para que estas parcelas se logren recuperar”.

Maíz y sorgo

El ingeniero Silva habló también acerca de la siembra de maíz y sorgo, sobre lo que opinó: “Lo que me preocupa es que estoy viendo un porcentaje realmente importante de siembra de maíz y sorgo en febrero, por lo que mayo debería pasar libre de helada para que no sufra tanto impacto. Lo normal es que uno siembre los últimos días de diciembre y primeros días de enero. Obviamente, este último mes seco llevó al productor a que después del 31 con una lluvia de 40 a 90 mm en la zona tome la decisión de sembrar y es una siembra de alto riesgo”.
En cuanto al algodón, el delegado del Ministerio de la Producción señaló que “de acuerdo con estimaciones deberíamos estar entre 3.500 y 4.000 hectáreas sembradas en todo el departamento; se produjo una merma muy importante con relación a campañas anteriores”.
En superficie sembrada de soja, Silva estipula que hay entre 6.5000 y 7.0000 hectáreas, “de las cuales entre un 70 a 80 por ciento fueron sembradas dentro de la fecha adecuada, mientras que el resto en febrero.
“Uno tenía pensado que se iban a hacer más hectáreas de maíz pero el clima nos jugó una mala pasada. Se observan entre 10 y 12 mil hectáreas que pueden estar en el departamento, pero son muy pocos los lotes que se sembraron a fines de diciembre o en los primeros días de enero”.
“Tuvimos más de una lluvia después del 7 u 8 de diciembre, y un comienzo de siembra masiva después del 10; en lo que fue soja hasta el 22 y 23. Luego de esto se dio la lluvia del 25 que ha hecho reiniciar la siembra y comenzaron a sembrarse algunas parcelas de maíz y sorgo. Probablemente el productor estaba concentrado en hacer su soja primero, que era lo que le faltaba para comenzar con la gramínea. Pero no tuvimos una precipitación que acompañe en la primera semana de enero para que se pueda continuar con la siembra ya diseñada”, concluyó Silva.

También te puede interesar...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.