Inundaciones en Buenos Aires

Como todo vecino de Buenos Aires, y en particular por mi formación profesional, tengo una especial preocupación por las inundaciones en la Ciudad.

Ello me ha motivado a interesarme en el tema, y tratar de aportar desde mi experiencia, algún granito de arena que puede contribuir a mejorar la  forma en que enfrentamos este problema, común a muchas ciudades en el mundo y uno de los desastres naturales que genera mayor cantidad de perjuicios en vidas y bienes.

La tormenta del pasado domingo 20 de febrero (otra vez febrero!), fue una tormenta poco frecuente, con precipitaciones que se estiman ocurren cada 10 años,  y provocó anegamientos y los inconvenientes que todos conocemos. Mucha gente dice que ésto va a seguir siendo así, por más obras que se hagan, mientras que otros opinan que lo que se hace, no sirve.

Analizando lo ocurrido,  los profesionales de la Dirección de Proyectos de Infraestructura Hidráulica, dependiente del Ministerio de Desarrollo Urbano del GCBA realizó una simulación por medio de modelos, de cómo se comportó en este evento el sistema pluvial actual en las cuencas Maldonado y Vega (donde se produjeron los mayores daños), y cómo sería el comportamiento del mismo una vez finalizado el Plan Director Hidráulico con las nuevas obras actualmente en curso.

Mapas elaborados por el Ministerio de Desarrollo Urbano del GCBA tomando como datos las lluvias del 20/02/2011 y la altura del Río de la Plata

El color celeste, indica acumulaciones de agua de 15 a 25 cm; el verde de 25 a 40 cm; el amarillo de 40 a 90 cm; el narnja de 90 cm a 1.60 m y el rojo, mayor a 1.60 m

La tormenta del domingo 20 FEB 11 tiene una recurrencia de 10 años, y es precisamente el tipo de eventos hidrometeorológicos para los cuales se planificaron las obras del Plan Director, con el objetivo de  brindar protección a los vecinos ante precipitaciones de esas características (80 mm en tres horas) .

Pueden ver en la simulación, que sin las obras en curso se obtuvieron profundidades simuladas de entre 40 y 90 cm (como sucedió en la realidad); mientras que con las obras finalizadas y funcionando correctamente, las acumulaciones están entre 15 y 25 cm… En precipitaciones como éstas, las obras brindan una adecuada protección a los vecinos.

Reitero que ésta situación analizó una precipitación intensa, que sucede en promedio cada 10 años y que acumula 80mm en tres horas.

Esto no significa que con las nuevas obras Buenos Aires no se vaya a inundar nunca más, ya que seguramente pueden ocurrir eventos aún más severos… pero si se actua con otras medidas no estructurales (como un buen sistema de alerta hidrometeorológica, una mejor planificación urbana, la regulación del uso del suelo en áreas inundables, la participación de los vecinos para lograr una mejor conciencia ambiental, entre otras)   se va a estar mitigando (disminuyendo) el riesgo.

Y eso me ha llevado a preguntarme si la Ciudad de Buenos Aires es una ciudad resiliente (preparada para soportar y reponerse a un desastre natural como las inundaciones)…

Pero la respuesta se las daré en otro post!

Mauricio Saldivar

También te puede interesar...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.