La niña se debilita…

Hoy jueves 8 de marzo, el CENTRO DE PREDICCIONES CLIMÁTICAS/NCEP/NWS y el Instituto Internacional de Investigación de Clima y Sociedad (IRI) emitieron su diagnóstico mensual sobre el estado de El Niño/Oscilación del Sur (ENSO por sus siglas en inglés), indicando que de la actual fase de ENSO- Niña, posiblemente haga una transición a condiciones de ENSO-neutral para finales de abril de 2012.

Anomalías de temperatura que caracterizan a la fase cálida (Niño) y la fase fría (Niña) del ENSO (El Niño - Southern Oscilation)

Se informa que la Niña se debilitó durante el mes de febrero de 2012 a medida que las temperaturas de la superficie del mar (SST, por sus siglas en inglés) estuvieron cerca o por encima del promedio a través de todo el Océano Pacífico.

Las anomalías del contenido calórico oceánico (temperatura promedio en los 300 m superiores del océano) se debilitaron notablemente; también las anomalías en la circulación global de vientos a gran escala continuaron reflejando un debilitamiento de La Niña.

En forma colectiva, los patrones oceánicos y atmosféricos reflejan un debilitamiento de La Niña.

La mayoría de los modelos predicen un retorno a condiciones de ENSO-neutral para el período de marzo-mayo 2012 y continuando en el Hemisferio Norte hasta el verano del 2012 (invierno en nuestro hemisferio).

La Niña pueda hacer una transición a condiciones de ENSO-neutral para finales de abril de 2012.

Como los impactos de episodios de ENSO usualmente tardan en verse, se espera que impactos parecidos a La Niña persistan hasta la próxima estación.

Para Argentina, las previsiones climatológicas indican que durante el otoño:

– Las precipitaciones estarán dentro de los parámetros normales: no se esperan lluvias ni excesivas ni deficitarias comparadas con los promedios climatológicos de nuestro país (lloverá lo que llueve habitualmente en esa época del año, sin haber influencias asociadas al Niño o la Niña -las que todos conocemos-).

– Las temperaturas experimentarán valores levemente por encima de los normales en el sudoeste y oeste de Buenos Aires, La Pampa y nordeste de la Patagonia al principio del otoño (en promedio, hará un poquito más de calor), mientras que el resto del otoño tendrá los valores habituales de temperatura en todo el país.

En consecuencia, con esta previsión podemos decir que la falta de lluvias dejarán de ser un serio problema en las regiones más castigadas por la sequía, con la salvedad que si no se ha recuperado el perfil de humedad de los suelos con las últimas precipitaciones, no hay indicios de que las precipitaciones que se esperan sean excesivas como para compensar ese déficit. Para muchas regiones será bueno que  llueva el promedio mensual, pero para otras es necesario que llueva más que lo que indica el promedio climatológico… y esto no está previsto en este pronóstico. Con las temperaturas sucederá algo similar.

El pronóstico climatológico elaborado en nuestro país por el SMN y otros organismos, difiere un poco de esta previsión, y es como se muestra en el siguiente mapa:

Haciendo click en la imagen se ingresa en la web del SMN que presenta esta información

 

También te puede interesar...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.