El Niño se ha ido…

MONITOR DEL ENSO copy

La Temperatura Superficial del Mar (TSM) en el Océano Pacífico ecuatorial se ha enfriado, y los vientos alisios han retornado a sus valores normales Esto significa que el evento El Niño 2015-2016 ha finalizado y las previsiones coinciden que se puede desarrollar un evento La Niña hacia la primavera del Hemisferio Sur.

En efecto, a mediados de mayo el Bureau de Meteorología de Australia (el mismo que “cantó prí” su inicio el 13 de mayo de 2015) determinó que el evento que indujo precipitaciones por encima de los valores normales en el centro-este argentino, Uruguay, sur de Brasil y Paraguay finalizó.  Ahora las previsiones sobre la TSM en el Pacífico ecuatorial de la mayoría de los modelos numéricos coinciden en que marchamos hacia un evento La Niña a partir de septiembre, siendo evidentes sus consecuencias (precipitaciones deficitarias) hacia el verano 2017.

 

La línea roja indica el promedio de la TSM pronosticada por los diferentes modelos numéricos. El consenso indica que tendremos Niña de leve a moderad a intensidad a partir de julio-agosto, siendo su mayor intensidad (Niña moderada) hacia fin de año. Se extiende hasta al menos abril de 2017

La línea roja indica el promedio de la TSM pronosticada por los diferentes modelos numéricos. El consenso indica que tendremos Niña de leve a moderad a intensidad a partir de julio-agosto, siendo su mayor intensidad (Niña moderada) hacia fin de año. Se extiende hasta al menos abril de 2017

La Niña implica un enfriamiento de las aguas superficiales del Pacífico tropical, y es la contracara de El Niño (la “fase cálida” del ENSO /El Niño-Southern Oscillation).

Impacto de La Niña

Si bien los efectos de La Niña pueden variar, en caso de eventos intensos esta es la distribución global de sus efectos

Si bien los efectos de La Niña pueden variar, en caso de eventos intensos esta es la distribución global de sus efectos

La Niña generalmente produce condiciones más secas que lo habitual en sectores de Sudamérica (en particular en nuestra pampa húmeda), en algunos estados de EE.UU., y causa condiciones de precipitaciones por encima de los valores normales en paryes de Australia, Indonesia y América Central. A su vez incrementa la chance de ciclones tropicales en el Pacífico, mientras que favorece la normalidad en la temporada de huracanes del Atlántico.

También te puede interesar...

Deja un comentario