Nubes de agua, de humo, de cenizas volcánicas y de… sal?

Es por todos conocida la situación por la que atraviesa la provincia de Córdoba: la falta de lluvias ha hecho que la provincia se encuentre en emergencia hídrica y la ausencia de precipitaciones se traduce en una sequía que favorece la posibilidad que se desarrollen incendios de pastizales.

La imagen del satélite TERRA de NASA del mediodía de hoy domingo 4 de setiembre de 2011, muestra el humo de varios focos de incendios sobre territorio Argentino y Paraguayo, pero los que se destacan por su tamaño son los que se registran en las sierras cordobesas, siendo el más importante el que se observa sobre el Valle de Punilla, con una extensión de 50 kilómetros cuadrados. Los fuertes vientos del sur llevan la “pluma” del humo hacia el norte,  avivando el fuego. El aire seco es otro factor que contribuye a lo indomable de éstos incendios, ya que en gran parte de la provincia mediterránea la Humedad Relativa oscila entre el 10 y el 25%!!!

Gentileza Terra -NASA

El gobierno de la Provincia de Córdoba  mantiene el “alerta rojo” en toda la provincia, debido al “riesgo extremo” de incendios, provocado por el calor, la sequía, y los fuertes vientos que se siguen registrando al momento de escribir este post.

Pero si prestan atención, a la derecha del humo de los incendios serranos se observa otra pluma o penacho de algo que parece responder a los caprichos del viento (que soplan del sur en el momento de la imagen, es decir “desde abajo” de la misma). Es más oscuro que la nube formada por el humo, y pareciera salir de la Laguna Mar Chiquita… PERO ES UNA NUBE DE SAL!!!

Gentileza Terra - NASA

Efectivamente, con la sequía se se observa en la región la laguna acusa una marcada bajante, dejando entonces expuestas al viento amplias playas salinas. Generalmente el viento del norte es el que la dispersa hacia el sur, afectando a localidades alejadas entre 100 y 200 km de la laguna, como son las ciudades de San Francisco y Villa María, e inclusive a Marcos Juárez.

En ésta ocasión, el fuerte viento del sur (con velocidades de entre 25 y 45 Km/h) ha formado una nube de sal que se dispersa unos 310 Km hacia el norte (una de las más grandes que yo recuerde) y que es facilmente detectable en ésta imagen satelital, ya que desde tierra el cielo se aprecia con un aspecto brumoso o “lechoso” similar al que tiene en Buenos Aires en presencia de cenizas volcánicas.

De hecho ayer en nuestro país tuvimos un evento extraordinario: En una distancia menor a los 1200 km tuvimos nubes compuestas por cuatro diferentes elementos, nubes que son muy raras de observar compartiendo el cielo (y más aún sobre un mismo territorio nacional):  las nubes habituales (las nubes de vapor de agua);  nubes de cenizas volcánicas -en la Patagonia norte-; el humo generó nubes provenientes no sólo de los incendios en las sierras cordobesas, sino también sobre parte del norte argentino (se ven en la imagen satelital) y las nubes generadas por la sal de la laguna Mar Chiquita, arrastrada por el viento.

Las nubes de sal no son muy frecuentes de observar y de hecho en el mundo sólo se registran en contados lugares, siendo el más destacado el Mar Aral en Asia. El Mar Aral está desapareciendo, y la principal causa de ello ha estado de la mano del hombre…

Hay que hacer algo para que no pase lo mismo en el Mar de Ansenuza (el otro nombre que recibe la Laguna de Mar Chiquita), ya que el principal río afluente de la laguna (el Salí-Dulce) presenta en la actualidad numerosas derivaciones de aguas y en consecuencia el caudal que llega a la laguna compromete su existencia… No queremos que se repita lo que pasa en el Mar Aral!

Así está hoy el que fuera uno de los cuatro lagos más grandes del mundo: el Mar Aral

Mauricio Norman SALDIVAR

4 de setiembre de 2011

También te puede interesar...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.