Alerta Ozono: Mínimo histórico en el ártico

A fines de marzo de 2011, el 40% del ozono sobre el Ártico se había destruído, alcanzando un mínimo nunca observado anteriormente en el hemisferio norte.

La Agencia Espacial Europea (ESA por sus siglas en inglés),  ha emitido un comunicado donde informa que el satélite Envisat ha registrado un mínimo histórico en el nivel de ozono sobre el sector Euro-Atlántico del hemisferio norte durante el pasado mes de marzo, al comienzo de la primavera en esa región.

Las nubes estratosféricas polares, como las de la imagen (también llamadas nacaradas noctilucentes) tienen un importante rol en la destrucción del ozono estratosférico sobre los polos

Las nubes estratosféricas polares, como las de la imagen (también llamadas nacaradas noctilucentes) tienen un importante rol en la destrucción del ozono estratosférico sobre los polos

Un evento meteorológico poco frecuente en el ártico (la presencia de un “vórtice polar” caracterizado por vientos inusualmente fuertes), han aislado la porción de atmósfera sobre ésta región, evitando que se mezclase con las corrientes predominantes de zonas más cálidas. Éste frío ha favorecido la  formación de nubes polares estratosféricas – PSC por sus siglas en Inglés, Polar Stratospheric Clouds-, a unos 20 km de altura,  con temperaturas de -80ºC.  Algunas PSC están compuestas de agua en forma de cristales de hielo, mientras que otras PSC contienen ácido nítrico y ácido sulfúrico, sustancias que generan ciertas reacciones químicas que descomponen el ozono(O3), en “simple” oxígeno (O) u oxígeno molecular.

El Ozono forma una capa rodeando la tierra a unos 25 km de altitud. Su función es fundamental para la vida, ya que nos protege filtrando la radiación solar y eliminando gran parte de los rayos ultravioletas dañinos, que pueden acabar con ciertas formas de vida marina y a su vez  incrementar el riesgo de padecer cáncer de piel o cataratas.

Para que tengas una idea de la fragilidad de esta “capa”, si se comprime todo el ozono estratosférico a presión de superficie, su espesor sería de apenas unos 3 mm, casi como el espesor de dos monedas de 10 centavos, una encima de otra.

Esta información confirma lo reportado por científicos de la Organización Meteorológica Mundial y del Alfred Wegener Institute of Polar and Marine Research (AWI), quienes realizaron observaciones desde tierra y también por medio de globos sonda, determinando que el 40% de las moléculas de ozono habían sido destruídas sobre el Ártico.  Ésta pérdida de concentración de moléculas de ozono es superior a la de la primavera  de 2005, cuando se alcanzó una destrucción del ozono en un 30%.

“Lo que ha sucedido con el ozono en el ártico no tiene precedentes, aunque no es totalmente inesperado”, ha expresado Geir Braathen, del Norwegian Institute of Air Research y Vicepresidente de la Network for the Detection of Stratospheric Change / OMM.

Así se observa la concentración de ozono (en U.D. -Unidades Dobson-) en el hemisferio norte a marzo de 2011, uno de los valores históricos jamás observados.

“En las condiciones actuales, la gente -sin protección- puede sufrir quemaduras de sol en unos 20 a 30 minutos”, indica Marcus Rex, de AWI. “No es dramático, pero es algo que la gente tiene que saber”, completa.

Las temperaturas en la estratosfera sobre el Ártico presentan grandes variaciones interanuales. En 2010,  la temperatura y el espesor (densidad) de la capa de ozono sobre el Ártico fueron bastante altas. La última vez que se registraron temperaturas tan bajas sobre el Polo Norte fue en el año 1997.

Cómo afectará el comportamiento de la capa de ozono, al hábitat de estos osos polares...?

Los científicos están estudiando porqué los inviernos árticos de los años 2011 y 1997 han sido tan fríos, y la relación estadística entre este fenómeno y el cambio climático.

La tendencia actual del cambio climático hace esperar temperaturas medias cada vez más bajas en la estratosfera, lo que implica una mayor destrucción de ozono en la atmósfera”, explica Mark Weber de la Universidad de Bremen.

“Por otra parte, muchos estudios apuntan a que la circulación estratosférica en el hemisferio norte podría aumentar en el futuro, arrastrando más ozono desde las regiones tropicales hacia el Polo, lo que reduciría la tasa de destrucción de ozono en la región”.

 

Pérdida de concentración de ozono en el Ártico Vs. Antártida

Para poder encontrar una respuesta a este dilema es necesario mejorar los modelos matemáticos de la distribución de ozono en la estratosfera y monitorizar sus tendencias, lo que es posible gracias a los archivos históricos de datos adquiridos por los satélites de observación de la Tierra y los datos de globos sonda y de sensores de superficie.

Los clorofluorocarbonos, grandes responsables de la destrucción del ozono estratosférico,  fueron prohibidos por el Protocolo de Montreal en el año 1989, pero todavía permanecen disueltos en la atmósfera, si bien su concentración es cada vez menor. Las moléculas de ozono continuarán destruyéndose durante las próximas décadas, especialmente durante los inviernos árticos especialmente fríos.

 

También te puede interesar...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.